El estado de alarma se ha ampliado hasta el día 24 de mayo, y en consecuencia el plazo para la aprobación de las cuentas anuales por parte de la Junta General de Socios de una compañía con ejercicio coincidente con el año natural pasa a ser el 23 de noviembre de 2020.

Incomprensiblemente el plazo para presentar la declaración del Impuesto sobre Sociedades (IS) no se ha modificado (del 1 al 27 de julio), por lo que podrá haber compañías que presenten esta declaración en Julio declarando a partir de un resultado contable todavía no aprobado y que, por tanto, puede ser modificado. ¿Tiene algún sentido? ¿Girará la Administración Tributaria recargos por ingreso extemporáneo en el caso de que un mayor resultado aprobado implique una mayor cuota a ingresar?.