Hoy mismo se ha publicado el Decreto-ley 14/2020, de 14 de abril, por el que se extiende el plazo para la presentación e ingreso de las declaraciones y autoliquidaciones tributarias de aquellos obligados con volumen de operaciones no superior a 600.000 euros en el año 2019 cuyo vencimiento se produzca a partir de la entrada en vigor de este real decreto-ley y hasta el día 20 de mayo de 2020 se extenderán hasta esta fecha.

Este aplazamiento no resultará de aplicación a los grupos fiscales que apliquen el régimen especial de consolidación fiscal del Impuesto sobre Sociedades, con independencia de su importe neto de la cifra de negocios, ni a los grupos de entidades que tributen en el régimen especial de grupos de entidades del IVA, con independencia de su volumen de operaciones.

En nuestra opinión se trata de una medida que se queda corta en el plazo adicional de 1 mes así como en el alcance exclusivo a las empresas que facturan menos de 600.000 euros, pero no hay que descartar que se puedan aprobar nuevas medidas fiscales más generosas en las próximas semanas, en función de cuál sea la evolución de la crisis sanitaria y económica.