La DGT, en su consulta vinculante V2502-19, de 17/9/2019, ha confirmado que las facturas en formato PDF recibidas mediante correo electrónico tienen la consideración de facturas electrónicas. En cambio, las facturas recibidas en papel que son escaneadas por el destinatario no pueden considerarse como electrónicas.