El TEAC, en su resolución de 21 de enero de 2020, y siguiendo el criterio de la sentencia del Tribunal Supremo de 31 de mayo de 2019, ha considerado que el reconocimiento de una reducción en la base imponible del Impuesto sobre Sucesiones en una liquidación provisional acordada en un procedimiento de gestión tributaria impide su posterior comprobación por los órganos de inspección tributaria en un procedimiento de comprobación e investigación, salvo que en este procedimiento se descubran nuevos hechos o circunstancias que resulten de actuaciones distintas de las realizadas y especificadas en la liquidación provisional.

Este criterio es un paso adelante en la seguridad jurídica del contribuyente respecto a las comprobaciones en conformidad.