La DGT, en su consulta vinculante V1387-20, de 13/5/2020, ha entendido, respecto a los vehículos cedidos por las empresas a los trabajadores durante el tiempo de confinamiento correspondiente al estado de alarma derivado del COVID-19 (en que el vehículo está inmovilizado), que procede la imputación en la medida de que el contribuyente tenga la facultad de disponer del vehículo para fines particulares con independencia de que exista o no una utilización efectiva para dichos fines.