La Audiencia Nacional, en su sentencia de 19 de febrero de 2020, ha considerado que los miembros de los Consejos de Administración de sociedades pueden aplicar la exención del IRPF por trabajo en el extranjero (el “famoso” art. 7p de la Ley del Impuesto) puesto que la norma no distingue si los rendimientos del trabajo que pueden disfrutar de este beneficio deben derivar, o no, de una relación laboral o de cualquier relación (consejero).

Mucho nos tememos que Hacienda no siga este criterio hasta que sea bendecido por el Tribunal Supremo, pero cuanto menos da esperanza a los que lo defienden.