La Dirección General de Tributos, en su consulta vinculante V2918-19 de 22/10/2019, ha confirmado el criterio del Tribunal Supremo estableciendo que los fondos depositados en una cuenta bancaria abierta con carácter “indistinta” o “solidaria” no pertenecen por ese sólo hecho a todos los cotitulares, sino que su titularidad viene determinada por las relaciones internas entre los titulares.

De esta manera, si bien la titularidad de un determinado contrato de depósito bancario comporta en principio la propiedad del dinero en él depositado, tal circunstancia puede quedar enervada si se acredita que la titularidad dominical del dinero depositado pertenece solo a uno de los titulares, cuestión que debe ser probada fehacientemente por quien quiera hacer valer ese derecho frente a terceros.