En la sentencia de la Audiencia Nacional de 13/3/2020 dan un criterio cara y otro cruz respecto a la deducibilidad de los intereses a efectos del Impuesto sobre Sociedades. Por un lado, se desestima la deducibilidad de los intereses de los préstamos otorgados a una sociedad para llevar a cabo una reducción de capital para amortizar acciones propias, pero por otro lado se admite la deducibilidad de los intereses de un préstamo otorgado para distribuir dividendos.