La DGT, en su consulta vinculante V0417-20, de 21 de febrero, ha considerado que la herencia de una persona física residente en España de una cuenta bancaria en una entidad de la Comunidad de Madrid, de la que era titular su fallecido padre, residente fiscal en México, tributa en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) de acuerdo con la normativa propia aprobada por la Comunidad de Madrid, y no la del Estado, mucho más dura, beneficiándose del principio de libertad de movimiento de capitales de los residentes de la UE.