La reciente resolución del TEAC de 18/9/19 versa sobre una entidad holding que, con una facturación por servicios de gestión a su única filial por unos 70.000 euros, se deduce el IVA de una retribución de sus administradores por más de 2.000.000 euros.

Pues bien, el TEAC confirma el criterio de la AEAT de no admitir la deducibilidad de este IVA soportado, basándose en que los servicios facturados presentan tal desproporción con tan solo una de las partidas de coste (la retribución del consejo de administración) que ni siquiera cabe calificar a la entidad prestadora como empresario o profesional por razón de dicha prestación.

Se trata de un criterio ciertamente restrictivo y que genera inseguridad (¿quién fija el criterio de la proporcionalidad?), pero que habrá que tener en cuenta.