El TEAC, en su resolución de 17 de septiembre de 2020, ha entendido que la prestación de un servicio de mediación que va más allá de la pura labor de asesoramiento o de suministro de información sobre el futuro contrato de venta de acciones, y que va dirigido a la culminación con éxito de la operación, se trata de una operación financiera exenta de IVA.