El Tribunal Supremo, en su sentencia de 18/5/20, ha analizado la incidencia en el cálculo de la prorrata del IVA tanto de las operaciones de venta de acciones como con derivados de cobertura.

Por un lado, la venta de participaciones por parte de una sociedad “holding” a empresas del grupo, en las que además participa activamente en su gestión de sus participadas, no sólo constituye una actividad económica, sino también una faceta esencial y principal  de su actividad empresarial, lo que resulta incompatible con el carácter de accesoria.

En cambio, respecto a las operaciones con derivados financieros realizadas por la sociedad holding, en la medida en que no constituyen operaciones imputables a la sociedad en concepto de actividad empresarial en la que ostente la condición de sujeto pasivo del IVA, no deben incluirse en el cálculo de la prorrata de deducción.