La DGT, en su consulta vinculante V1985-20, de 17/6/20, se adapta a la jurisprudencia reciente del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y pasa a considerar que las cantidades que percibe un operador económico como consecuencia de la resolución anticipada, por motivos imputables al cliente, de un contrato de prestación de servicios que prevé la observancia de un periodo de permanencia como contraprestación de la concesión a ese cliente de condiciones comerciales ventajosas, constituyen la retribución de una prestación de servicios realizada a título oneroso, y, por tanto, debe quedar sujeta al IVA.