El Gobierno ha publicado hoy un paquete de medidas (RDL 7/2020) destinadas a paliar los efectos en la economía del COVID-19.

En particular, para reducir los problemas de tesorería en el colectivo de autónomos y pymes, ha flexibilizado las condiciones para aplazar el pago de impuestos (básicamente retenciones del IRPF y declaraciones de IVA a ingresar) durante un período de 6 meses, sin que se devenguen intereses de demora durante los 3 primeros meses. Esta medida resulta aplicable a aquellas declaraciones-liquidaciones cuyo plazo de presentación e ingreso finalice desde el 13/03/2020 y hasta el día 30/05/2020.

Quedamos a tu disposición para ampliarte la información sobre el impacto de dichas medidas de simplificación, con todos nuestros ánimos ante los días difíciles que se nos vienen encima.