La DGT, a través de su consulta vinculante V1461-20, de 19 de mayo de 2020, ha considerado que el arrendamiento de oficinas que conlleve la prestación de los servicios adicionales de limpieza, secretariado, comunicaciones, electricidad, etc., se configura como un contrato mixto de arrendamiento de inmueble y de servicios que tiene por finalidad dotar al arrendatario de la infraestructura necesaria (material y personal) para que éste pueda desarrollar su actividad, por lo que no está sometido a retención a cuenta del 19% del IRPF o del Impuesto sobre Sociedades del arrendador.