La DGT, en su consulta vinculante V3248-20, de 30/10/20, ha considerado que los centros de distribución de mercancías, manejados por operadores logísticos, no necesariamente constituyen establecimientos permanentes para las sociedades no residentes cuando son utilizados para el almacenamiento de sus inventarios, por lo que no serían sujetos pasivos del Impuesto sobre la Renta de No Residentes.

La consulta contestada versa sobre una sociedad residente en Hong Kong que pertenece a un grupo cuya matriz reside en China, y pretende establecer un centro de distribución en España, gestionado por un operador logístico, a fin de atender los envíos urgentes a la Península Ibérica, si bien no dispondrá de empleados ni contactará con los clientes españoles, en tanto la comercialización de los productos almacenados la hará una filial que funcionará como distribuidor local y que venderá las mercancías en nombre propio.