El Tribunal Supremo, en su sentencia de 3 de diciembre de 2020, ha considerado que los intereses de demora pagados por Hacienda a un contribuyente del IRPF, tras haberle estimado la devolución de ingresos indebidos solicitada por dicho contribuyente, NO están sujetos a tributación en su IRPF.

Esta sentencia podría permitir a aquellas personas físicas que hubiesen tributado por este tipo de intereses de demora durante los ejercicios no prescritos (2016 a 2019) reclamar la devolución del IRPF pagado en exceso.