Mediante el Decreto Ley 36/2020, de 3 de noviembre de 2020, se ha aprobado una deducción en la cuota íntegra autonómica de aquellos contribuyentes del IRPF residentes en Catalunya que, como consecuencia de tener más de un pagador de rendimientos del trabajo como consecuencia principalmente de la crisis del coronavirus (por estar en un ERTE o en otras situaciones de precariedad laboral), resulten obligados a presentar la declaración del Impuesto.

No nos consta que antes de finales de año se vaya a aprobar una deducción similar en la cuota íntegra estatal, que evite este perjuicio adicional a aquellos contribuyentes afectados por un ERTE.