El Tribunal Supremo, en su sentencia de 5 de noviembre de 2020, ha considerado que las aportaciones realizadas por un partícipe a un plan de pensiones no reducidas de la base imponible del IRPF en su día pueden deducirse posteriormente en el momento de la obtención del rescate, en tanto en caso contrario estaríamos ante una doble imposición no querida por la ley.

Se trata de un muy interesante criterio que deben tener en cuenta los perceptores de prestaciones de planes de pensiones, quienes deberán analizar si en el pasado alguna de sus aportaciones no fueron objeto de reducción.