La AEAT, reaccionando a los criterios dados por el Tribunal Supremo en la sentencia del caso IKEA de 6 de marzo de 2019, ha emitido una “Nota sobre diversas cuestiones relativas al rango de plena competencia en materia de precios de transferencia” en la que expone, con un ejemplo muy didáctico, como debe actuar la Administración ante los diferentes rangos de valores resultantes de un método de valoración, destacando las siguientes conclusiones:

  • Cualquier regularización de precios de transferencia requiere que la Administración justifique que el valor declarado por el contribuyente no cumple con el principio de plena competencia.
  • Si el valor declarado por el contribuyente se encuentra entre el 1er y 3er cuartil no deben practicarse ajustes.