Según la resolución del TEAC de 29 de junio de 2020, en unificación de criterio, no procede la deducción en el Impuesto sobre Sociedades de las retenciones correspondientes a las rentas devengadas de un arrendamiento por parte de una compañía cuando dichas rentas no le han sido pagadas, salvo que el obligado al pago de las rentas, una vez exigibles las mismas, hubiese ingresado en el Tesoro el importe correspondiente a dichas retenciones.