En la consulta vinculante V3549-20, de 11/12/20, la DGT considera que la existencia de una subsidiaria española no convierte automáticamente a esta en un establecimiento permanente de la matriz alemana, y que el hecho de que la actividad de dicha filial sea dirigida por la matriz no basta para que se considere a la primera como un establecimiento permanente de la segunda.

Y la base de partida de este criterio radica en que la interpretación del Convenio suscrito entre España y Alemania no se debe hacer en atención a los comentarios de la versión actual del Modelo de Convenio de la OCDE de 2017, sino a los Comentarios de la versión de 2014 del MCOCDE, en tanto el Convenio se basa en la redacción de dicho Modelo.