El Real Decreto 1/2021, de 12 de enero, que modifica el Plan General de Contabilidad (PGC) y sus disposiciones complementarias ha introducido una reforma en materia de instrumentos financieros y una reforma en materia de reconocimiento de ingresos.

Como novedad más destacada, los activos financieros actualmente calificados como disponibles para la venta, que se valoran ahora por el coste, pasan a valorarse, con efectos desde el 1 de enero de 2021, por su valor razonable con impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias, lo que implicaría que se tenga que tributar por el resultado positivo que, en su caso, resulte de esta valoración.

Excepcionalmente, esta norma prevé que, en el caso de los instrumentos de patrimonio (acciones e inversiones en fondos cotizados) que no se mantengan para negociar, ni deban valorarse al coste (por tanto, los activos financieros disponibles para la venta), la empresa puede realizar la elección de presentar los cambios posteriores en el valor razonable directamente en el patrimonio neto.

Por tanto, en principio parece que el cambio más significativo de la reforma en esta calificación de las carteras radica en que los activos disponibles para la venta pasan a valorarse según valor razonable y sus valoraciones se imputan a la cuenta de pérdidas y ganancias, excepto que se opte expresamente por imputarlas al patrimonio neto.

Esta elección debe efectuarse en el momento de su reconocimiento inicial y, una vez efectuada, es irrevocable.

No obstante, tratándose de un tema estrictamente contable, desde ETL GLOBAL LINKS recomendamos confirmar con vuestros auditores las implicaciones contables de esta modificación.