El Tribunal Supremo, en su sentencia de 23 de marzo de 2021, ha dictaminado que las actuaciones de comprobación de la Administración Tributaria sobre el cumplimiento de los requisitos exigidos para la aplicación de regímenes tributarios especiales (en el caso de la sentencia, el previsto para los colegios profesionales, en su carácter de entidades parcialmente exentas), han de ser actuaciones inspectoras, y no de los órganos de Gestión, y seguirse, necesariamente, por los órganos competentes, a través del procedimiento inspector.

Habrá que analizar en profundidad los efectos de esta sentencia, en tanto consideramos que puede tener una alta relevancia, no sólo en los procedimientos de comprobación a seguir por Hacienda a partir de ahora, sino los que se cerraron en el pasado y que todavía están en fase de reclamación económico-administrativa o recurso contencioso, siempre referidos a contribuyentes acogidos a algún tipo de régimen fiscal especial (p.ej. Pymes y reestructuraciones en el Impuesto sobre Sociedades,…).