Estos días hemos tenido conocimiento de la muy reciente resolución del TEAC, de 11 de febrero de 2021, que rechaza la posibilidad de reclamar la inconstitucionalidad del pago fraccionado de abril de 2018.

Como ya os comentamos en nuestro Flash Fiscal de 17 de septiembre de 2020, la Sentencia del Tribunal Constitucional de 1 de julio de 2020 declaró la inconstitucionalidad del Real Decreto-Ley (RDL) 2/2016, que establecía un tipo incrementado del 24% en los pagos fraccionados de las empresas con importe neto de la cifra de negocios superior a 10.000.000 euros, e introdujo un pago fraccionado mínimo del 23% sobre el resultado contable. El fundamento de la declaración de inconstitucionalidad estaba en la indebida utilización del Decreto-Ley, en lugar de una Ley.

El RDL 2/2016 estuvo en vigor desde el pago fraccionado de octubre de 2016 hasta el mes de julio de 2018, en que entró en vigor la Ley 6/2018, de Presupuestos Generales del Estado para 2018. Esta Ley consolidó los cambios del RDL 2/2016, elevándolos al rango de Ley.

La resolución del TEAC de 11 de febrero resuelve una impugnación del pago fraccionado de abril de 2018, realizado bajo la vigencia del RDL 2/2016. El TEAC establece que los efectos de la declaración de inconstitucionalidad del RDL 2/2016 no se pueden extender a los pagos fraccionados de 2018, ya que la Ley 6/2018 tuvo efectos retroactivos “para los períodos impositivos que se inicien a partir de 1 de enero de 2018”.

Por tanto, como esta nueva norma estuvo vigente desde el 1 de enero de 2018, la inconstitucionalidad del RDL 2/2016 quedó subsanada desde esa fecha.